Quiero unos monitores de estudio. ¿ Cuáles comprar y por qué ?.

Comparte
avatar
ANTRUCK
GOD!
GOD!

Mensajes : 3803
Reputación : 506
Fecha de inscripción : 01/10/2009
09042012

Quiero unos monitores de estudio. ¿ Cuáles comprar y por qué ?.

Mensaje por ANTRUCK



El mercado de los monitores de estudio está cada día más agitado. Agitado en el sentido de su movimiento, pues el número de “productores” de diferentes índoles, conocimientos y categorías, aumenta progresivamente. De forma directamente proporcional al crecimiento de los pequeños y medianos estudios que van aflorando. Incluidos los home, o los que en su día empezaron en formato “home”, para convertirse hoy en estudios medios pero bien equipados.

Introducción
Hoy en día, prácticamente cualquier sujeto entiende que necesita de forma imperativa unos monitores de campo cercano para los trabajos de grabación y mezcla en sus estudios. Obviamente, los profesionales saben esto desde hace mucho. Pero todos aquellos que han visto la luz a la hora de montar sus estudios en casa o locales, gracias a los desarrollos informáticos o estaciones workstation, no siempre han tenido tan claro que los monitores son una pieza imprescindible a todas luces.

Evidentemente, cuando vas trabajando en tareas de mezcla y te vas encontrando las dificultades y los resultados, vas siendo más consciente de lo que necesitas exáctamente de unos monitores. Comprendes el porqué te ayudan, o el porqué de graves errores de mezcla debidos a una mala escucha.

En paralelo a todo esto que comentamos, los fabricantes son conscientes de este movimiento, de la fuerte competencia y de la cantidad de nuevos clientes que buscan el producto. Por consiguiente, la oferta ha crecido y podemos encontrar multitud de productos, de muy diferentes precios y características.

¿Qué criterios debemos considerar?
Los usuarios expertos necesitáis información más específica que los amateurs. Asimismo, la gama de monitores para unos y otros no tiene nada que ver, por precio, por calidades, por resultados y por un largo etcétera. No obstante, hoy tenemos la intención de desarrollar unas páginas útiles para los diferentes usuarios de monitores de campo cercano.

Por una parte, refrescaremos los conceptos a la hora de buscar y elegir. Quienes no sabéis, podréis utilizar esos conceptos como referencia. Para los experimentados, seguramente la lectura os hará reflexionar y ordenar vuestros propios criterios. Finalmente, mostraremos una tabla con un resumen de distintas alternativas en sus distintas gamas y calidades.

Transparencia y claridad
Éste es, bajo nuestro punto de vista, el criterio esencial. Nuestro objetivo primordial será encontrar una pareja de monitores que muestre la realidad de la grabación; no necesitamos que nos suene “bonito” siempre. Por el contrario, necesitamos que nos muestre con cruda realidad lo feo, lo que está mal. De este modo, podremos detectar claramente las imperfecciones y evitar que queden ocultos errores de mezcla por “amogollonamiento”. En realidad no deben exagerar nada, tan sólo ser fieles, nítidos y transparentes. Debemos oír perfectamente qué es lo que está grabado.

Equilibrio
La mayoría de quienes se dedican profesionalmente a los trabajos de producción agradecen un equilibrio entre esta claridad y transparencia que mencionamos, con una cierta viveza, intención y carácter. Es decir, el requerimiento de que muestren realidades no implica necesariamente que debamos trabajar incómodos. Por tanto, no estaría mal que la pareja nos permitiera una buena ejecución, precisa y con viveza.

Arquitectura y robustez
Aunque seguramente el monitor estará bien cuidado en un estudio y no será sometido a las duras condiciones de un directo, debemos buscar equipos (siempre) sólidos, bien armados y construidos. Pasamos muchas horas trabajando y se nos puede escapar un pico de una señal, un apagón que pegue un chasquido a los conos... en fin, mil circunstancias que hacen necesario que el producto sea lo más consistente y robusto posible. Esta resistencia nos hará trabajar más seguros y los monitores nos durarán más, por mucho que los cuidemos.

Versatilidad
Es frecuente encontrar estudios que disponen de varias parejas de monitores en sus filas. Esto responde a varias razones. Por una parte, hay monitores que destacan en unos campos u otros, es decir, los hay más adecuados para grabar, más adecuados para mezclar... Por otra parte, tener más de una pareja nos proporciona referencias extras de cómo sonará nuestro trabajo. Hoy en día, y buscando ajustar nuestro presupuesto, requerimos una pareja de monitores capaz de desenvolverse bien en todas las áreas: grabación, mezcla, masterizar, escuchar CDs, etc. ¿Por qué no? Buscando y peleando podemos encontrar una pareja que desempeñe con nota todas las parcelas.

Escucha agradable, que no estrese
Este parámetro es muy relativo y confuso. No me refiero a una escucha “bonita”, me refiero a una escucha que no agote. Ten en cuenta que pasarás muchas horas grabando, escuchando, subiendo, bajando o ecualizando. Si la escucha es incisiva, tus oídos acabarán agotados, e incluso irás perdiendo capacidad de percepción con el paso de las horas. Por tanto, te recomendamos que busques material cómodo en este aspecto.

Referencia estándar
A no ser que tengas un clarísimo y concreto campo de acción, es recomendable que tus monitores sean capaces de darte una referencia que no esté en ningún extremo. Está claro que nuestra mezcla sonará de forma muy diferente al final, según en el equipo con que el consumidor la escuche. No sonará igual en el equipo de un usuario Dance, con locura por el sonido a lo americano, que en el equipo de un coche con tremendos woofer, o en un extraordinario equipo de un aficionado al jazz y al sonido sin estridencias graves.

Por tanto, y considerando que el abanico de posibilidades es muy grande, tu pareja de monitores debe darte una referencia estándar y media, para que puedas defender tu mezcla ante cualquier situación de escucha posterior.

Otros criterios y condiciones de las pruebas de escucha para la compra
Podríamos añadir algunos parámetros más, como la calidad de imagen estéreo, la presencia, el control/nitidez de graves y, en definitiva, otra serie de cualidades que deben ser consideradas a la hora de elegir unos monitores. En cualquier caso, todas estas apreciaciones irán saltando ante tus sentidos, especialmente si realizas las pruebas de escucha siempre con los mismos temas. Por ejemplo, eligiendo tres tipos de temas de diferentes características y recorridos en frecuencias: un tema tranquilo, con instrumentos acústicos, voces, etc.; otro tema cañero, gordote (por ejemplo funk o dance); y otro tema guitarrero potente. Ahora pasas los tres temas en igualdad de condiciones por todas las parejas que pruebes y anotas tus observaciones. Percibirás con cierta claridad las diferencias entre unos y otros. Procura que los monitores estén bien ubicados, y por supuesto en igualdad. Si la tienda donde los pruebas tiene unos muy bajos, otros muy altos (me refiero a altura con respecto a los oídos), unos arrinconados contra la pared, otros en el centro, etcétera, las referencias que tomes serán inútiles, pues cada pareja estará coloreada de diferente modo debido a su situación.

Monitores de muchos precios. ¿Por qué?
Como anticipábamos en la introducción, la aparición de miles de estudios home o semiprofesionales, han dado cabida al nacimiento de infinidad de productos. Aquellos que empiezan no pueden gastarse 6.000 € en una pareja de monitores, aunque probablemente tampoco detectarían todas las diferencias con respecto a unos más baratos. Sin embargo, un usuario medio, algo más experimentado, pensará que no le sirven para nada unos monitores de gama “súper baja” y necesita algo un poco más “fino”. Un profesional tendrá perfectamente claro qué necesita y, por tanto, hilará muy fino en su búsqueda, dirigiendo su mirada a la gama alta, a la que, por otra parte, sacará un mejor rendimiento económico.

Escalones básicos en monitores de referencia
Aún advirtiendo que las generalidades son imposibles y poco acertadas, y que cada modelo y fabricante tiene sus peculiaridades, podríamos establecer los siguientes grupos:

A. MONITORES BÁSICOS DE MENOS DE 300 € o 400 €. Suele tratarse de monitores básicos, generalmente ideados como un producto aparente, llamativo y que llene los sentidos del principiante. Parece una elección acertada para quienes se inician, puesto que para aprender a usar los equipos e ir montando vuestros sistemas, conviene ir poco a poco, comprendiendo lo que compras, el porqué y esperando ser perfectamente consciente de cuándo necesitas unos mejores, es decir, cuando seas capaz de identificar claramente las diferencias. Si tienes gran presupuesto, cosa poco usual, puedes saltarte este paso, aunque la mayoría de usuarios principiantes pasan por aquí. Aunque algunos modelos de esta categoría confunden más que ayudar a la hora de mezclar, suponen un paso de avance significativo con respecto a cualquier otro sistema de escucha cutre o inadecuado que utilizaras anteriormente. Eso sí, busca los mejores dentro de esta categoría y no te dejes engañar por una pareja que suene gordita, para confundirte; recuerda que deben sonar “mu verdad”, que diría un buen amigo.

B. MONITORES BÁSICOS DE GAMA MEDIA ENTRE 400€ y 600 €. Lo cierto es que este pequeño aumento de inversión no supone una gran cuantía económica, pero sí un cambio cualitativo en la calidad de los monitores. Aunque no es posible generalizar de forma hermética, pues cada fabricante y modelo tiene sus peculiaridades, este segundo escalón de producto suele presentar controles de ajuste. El objetivo, adecuar la escucha a la situación del monitor o a la sala en la que lo ubiquemos.

C. MONITORES DE GAMA MEDIA/MEDIA ENTRE 600 € y 1.000 €. Empezamos a encontrar productos que ofrecen una buena relación entre la nitidez, la precisión y la pegada. Sonidos agradables, de calidad y que empiezan a mostrar una precisión superior.

D. MONITORES DE GAMA ALTA. ENTRE 1.000€ y 2.500 €. Nos movemos ya en un producto de excelentes calidades. Precisión, nitidez, transparencia, buena imagen estéreo, presencia, robustos y equilibrados. Las diferencias entre las diversas marcas cada vez se hacen más sutiles. Hay que empezar a afinar muy bien nuestro oído para detectar los matices de unos y otros.

E. MONITORES DE MÁS DE 2.500 € GAMA ALTA /LUJO. A partir de aquí nos encontraremos material de excelente calidad y de cualidades técnicas que sólo podrán disfrutar los auténticos expertos. Aunque hasta el oído más tosco y embrutecido podrá apreciar la perfección del sonido de este tipo de monitores, sólo los profesionales altamente cualificados detectarán y sabrán dar explicación a estos elevados costes. Quien puede permitírselos, es un afortunado.

Considérese que esta clasificación intenta agrupar de manera abrupta los diferentes escalones del mercado. Obviamente habrá excepciones, es decir, monitores de un precio que puedan estar en la descripción de calidad siguiente o viceversa. También podremos encontrar monitores sustancialmente más caros, incluso de más de 6.000 € la unidad, pero creo que estos escapan a la mayoría de usuarios medios y a muchos profesionales. En resumen, tómense estas indicaciones como referencias generales y no particulares.

A continuación detallamos una tabla con una buena parte de la oferta de monitores del mercado:


Fuente: ispmusica
Compartir este artículo en : Excite BookmarksDiggRedditDel.icio.usGoogleLiveSlashdotNetscapeTechnoratiStumbleUponNewsvineFurlYahooSmarking


    Fecha y hora actual: Lun Nov 20, 2017 9:37 am